viernes, 10 de octubre de 2008

¿Por los derechos de los floggers? A Cumbio se le pinchó el globo y no va a poder ser diputada

Desde que un grupo de chicos con chupines chillones se enfrentó con otra troup de deprimidos confesos en el Abasto, los medios no pararon de hablar sobre las “nuevas” tribus urbanas.

Que son producto del neoliberalismo, que los padres no los educaron o que la insanidad mental se instaló en el país. Emos, Floggers y Chetos se convirtieron en una maquinita de hacer plata (y rating) que ya cansó.

Sin embargo y, en un intento desesperado por prolongar su efímera estadía mediática, la abanderada de los Floggers, Cumbio, volvió a relatar algunas delirantes historias que la llevaron, una vez más, a los titulares.

Según hizo público en el matutino de Telefé Agustina, el padre de Cumbio habría recibido un llamado de un partido político para que su hija se convirtiera en diputada. “Ya habían sacado la cuenta de los fans míos que me votarían”, deslizó la abanderada flogger con una gramática cuestionable.

Lo interesante del asunto no es la inverosimilitud de los dichos de la chica que, por supuesto, optó por no revelar el nombre de la fracción partidaria en cuestión. Lo llamativo es que ni los conductores del programa ni todos los medios que se hicieron eco de la “impactante noticia”, hayan recordado los requisitos para poder ser electo diputado en la Argentina.

Para los poco memoriosos, ASI NO les facilita un ayuda memoria: “Artículo 48.-Para ser diputado se requiere haber cumplido los veinticinco años, tener cuatro años de ciudadanía en ejercicio y ser natural de la provincia que lo elija, o con dos años de residencia inmediata en ella”.

Teniendo en cuenta que Agustina (Cumbio) tiene tan sólo 17 años, es imposible que haya ejercido cuatro años como ciudadana; además de no cumplir con el mínimo de edad por ocho primaveras.

Entonces, ¿en qué quedamos? O los políticos ya no tienen en cuenta la línea no tan chica de la Constitución o Cumbio sufre del síndrome de Nazarena Vélez (quierocamaritis aguda).

Por Manuela Fernández Mendy

Imagen: Gentileza de Minuto Uno

2 comentarios:

Nico dijo...

un papelon que nadie se haya dado cuenta de eso o lo haya pensado cuando escribia o tenia a este engendro en vivo

pero bueno no se puede pedir demasiado

un colega que te quiere mucho manu mendy dijo...

jajajajajajajajajajaja

troup de deprimidos confesos

deslizó la abanderada flogger con una gramática cuestionable.

Cumbio sufre del síndrome de Nazarena Vélez

no perdiste el touch